NOTAS SIMILARES

Música

Tan Biónica en Mendoza nos trajo a Chano, el renacido

Música

Orozco-Barrientos se despide de Mendoza

Música

Tan biónica se presenta en Mendoza

NOTAS RECIENTES

Cine y TV

“La noche adentro” la película que poco habla de la dictadura

La producción mendocina nos trae una historia basada en la época más dura de nuestro país, la dictadura, pero a medida que transcurre el filme nos damos cuenta que podría

Música

Tan Biónica en Mendoza nos trajo a Chano, el renacido

A un año exacto de aquella presentación de Chano en el Lollapalozza anunciando el regreso de Tan Biónica, el grupo se presentó en Mendoza cerrando el tour “La última noche

Cosquín Rock 2023: el festival del encuentro

En cada edición el Cosquín Rock se fortalece. Esta vez demostró que, definitivamente, el público va mutando y el line up se ajusta al cambio. Aunque el rock se mantiene vivo es, desde un lugar ancestral, el que recibe a la nueva música que traen los nuevos tiempos.

Un pueblo, dos días, cinco escenarios, una Casita del Blues, más de cien bandas y mucha pero mucha gente. Con la noticia que -por primera vez en sus 23 años- Cosquín Rock agotó entradas, este febrero caliente nos indicaba que era dueño de uno de los fines de semana más esperado y para los que le gusta el rock no sería uno más.

Vamos al Cosquín por el camino a Santa María de Punilla

Llegar a la ciudad elegida no es nada fácil. El público -tan reciente como exigente- se quejará durante la estadía de las largas filas que empezará por ser de autos (tanto para entrar como para salir) en una ruta mágica, única y evidente que nos llevará al final al mismo sitio que todos tenemos en común: el Cosquín Rock. Los que sabrán contar en años las vivencias del Festival serán pacientes y más benévolos con un lugar que, de pronto, le caen “del cielo” cerca de doscientas mil personas para convivir dos días.

El viaje para ingresar es largo y por momentos silencioso; un sendero humano que tiene el cometido de dibujar el trazo final de un cuadro algo surrealista. Una calle de sobrevivientes que, con el oído afinado por la ceguera temporal, esperarán saber que pasará allá adentro y mientras el tiempo les pasa se convertirán en vendedores de remeras, llaveros, bebidas, vasos, comidas y por qué no, de ilusiones… porque si hay algo de lo que están seguros, todos ellos, es que nada está perdido.

¡Bienvenidos!

Una vez adentro los aplicados tendrán a mano una lista con los elegidos para ver; y los memoriosos repasarán la grilla que los ordenará para comenzar a peregrinar hacia la “Meca”, en realidad hacia los cinco escenarios ubicados en el predio enorme que es el aeródromo de Santa María de Punilla.

A partir de ahora todo comienza a andar o mejor dicho a desandar. En un escenario principal -con fuerte presencia de rock- las bandas clásicas, las consagradas y las que comienzan a permanecer harán su presentación con el objetivo de encontrarse con su gente en un “pogo” prometido y esperado.

Guasones, Divididos, Las Pelotas, Skay, NTVG, Las Pastillas del Abuelo, Ciro y los Persas, La vela puerca y otros harán causa común y serán los representantes de un rock vivo que, más que nunca, sonará en un paisaje que amenaza de disiparlos sin poder, hasta ahora, lograrlo.

Luego, un escenario nos proveerá de los aires nuevos, acompañados de los referentes que marcan el camino. Entonces Babasónicos mostrará porqué es una de las mejores bandas que tiene el país y que hoy es un buen momento profesional. Además será la ascendente Conociendo Rusia que brillará haciendo cantar a miles hasta el final. La energía de Dillom y la fuerza de los Airbag nos arrollará.

Fito Páez vendrá de un impecable amarillo (y buen humor) a poner una vez más sus canciones, ante una multitud que conseguirá que la presentación fuera una de las más completas y de las más convocantes.

El escenario Montaña nos presentará a La Delio Valdez que cautivará con los vientos y ritmos hasta desatar una fiesta. También nos traerá a Usted Señálemelo y sonarán tan fuertes como compactos. Una banda con un futuro, que vuelven a estrenar, y con la lección de un regreso (luego de 2 años que no tocaban) que los hace- musicalmente- ser tan claro y seguros de lo que quieren que dan ganas de saber qué es lo que vendrá, que será bueno, sin dudas.

Descubrir el sonido potente de los colombianos de Monsieur Periné nos dejará con las ganas de más y disfrutar del sonido armonioso de Bandalos Chinos, al atardecer, será difícil de negar. Como visitar la querida, amable y simpática Casita del Blues una de las paradas preferidas que los amantes de esa melodía saben apreciar.

Estelares, Catupecu Machu, Lisandro Aristimuño, Emmanuel Horvilleur y Gauchito Club (que al ser locales la alegría fue especial) completaron el día.

Lila Downs y LP -desde escenarios diferentes- deleitaron con sus voces y sus canciones ofreciendo, así, exquisitas performances a un público presente.

El final

La propuesta de vivir varios festivales en uno, se expande. Por eso, seguramente, cada uno de los presentes se llevó la experiencia de vivir un Cosquín único. Tantas opciones hicieron que tuviéramos la posibilidad de multiplicar las experiencias, las sensaciones, la música y, por supuesto, el rock. Pero, también, que no pudiéramos ver todo lo que pasó durante las dos jornadas de Festival, y eso nos permitió pensar que hubo otros “cosquines” en simultáneo que no presenciamos. Es nuestra selección, arbitraria y personal la que nos arma un festival propio, a nuestro gusto que solo la música lo puede avalar y hacer que se condense en una “playlist” especialmente creada para vivir (nuestro) mejor momento.

Y el final será por donde vinimos, con paso lento y mucho cansancio, que deja dos días repletos de música, nos hará, sin mirar atrás, seguir unidos con el mismo deseo: encontrarnos en un próximo Cosquín y que (siempre) sea rock.