NOTAS SIMILARES

Música

Tan Biónica en Mendoza nos trajo a Chano, el renacido

Música

Orozco-Barrientos se despide de Mendoza

Música

Tan biónica se presenta en Mendoza

NOTAS RECIENTES

Cine y TV

“La noche adentro” la película que poco habla de la dictadura

La producción mendocina nos trae una historia basada en la época más dura de nuestro país, la dictadura, pero a medida que transcurre el filme nos damos cuenta que podría

Música

Tan Biónica en Mendoza nos trajo a Chano, el renacido

A un año exacto de aquella presentación de Chano en el Lollapalozza anunciando el regreso de Tan Biónica, el grupo se presentó en Mendoza cerrando el tour “La última noche

Morcy Requena, un pionero del rock argentino

Fue hippie, parte de La Cofradía de la Flor Solar, tocó en Cantilo y Punch, Piero con Prema y dejó todo para vivir en Mendoza: la vida de Morcy Requena.
Luis Alberto “Morcy” Requena es uno de los fundamentales de la cultura rock en Argentina. Nació el 27 de octubre de 1948 en Nogoyá, Entre Ríos, primer hijo de la pareja formada por María Angélica Allende y Luis A. Requena. Sus hermanas menores son Graciela y María Esther.
Morcy desde chico desarrolló una pasión por la música. En 1965 tenía un grupo llamado “Los Grillos” donde hacía temas de Los Beatles.
Sus estudios primarios fueron en la escuela Coronel Barcala y los secundarios en Antonio Sagarna (ambos de Nogoyá). Para 1967 decidió dejar su lugar e instalarse en La Plata, con la intención de estudiar Periodismo. Allí, Morcy descubrió el hippismo, un movimiento que se extendía en el mundo y quedó atrapado en él. Así, pasó a ser parte de “La Cofradía de la Flor Solar”. Esta agrupación fue pionera en muchos aspectos, sobre todo porque su vida en comunidad era un gesto de avanzada para la época y proponía un fuerte cambio en las costumbres sociales. Estaba formada por artesanos, estudiantes de Bellas Artes y de la Escuela de cine y músicos.
“Fuimos unos pioneros en este país en el movimiento rock. Estábamos antes del Mayo Francés, en un movimiento libre y creativo. La banda propiamente dicha no siempre era la misma; los integrantes rotaban y eso confundía y gustaba” cuenta Morcy.
En un momento álgido de la vida argentina (la dictadura de Onganía y la tremenda Noche de los bastones largos) estos jóvenes estudiantes y artesanos entendieron que era más fácil compartir una gran casa y entre todos compartir los gastos. Y allí, en ese espacio se respiraba arte.Morcy, Manija Paz y Ricardo “Mono” Cohen (el mismísimo Rocambole) fueron los iniciadores del concepto de grupo. Y poco tiempo después se les unió el legendario Kubero Díaz. De pronto, la música fue protagonista y así nació La Cofradía de la Flor Solar, que gracias al apoyo de Miguel Grinberg lograron grabar algunas canciones. Allí grabaron Morcy, Kubero, Manija, Quique Gornatti, Hugo Pascua y Jorge Jorge Pinchevsky.“La mufa” y “Sombra fugaz por la ciudad” fueron los temas que les permitió mostrarse a la banda, llegar al Instituto Di Tella y ofrecer algo distinto, conceptual, con música e imágenes.El tiempo fue pasando, la gente empezó a seguir el grupo y sus ensayos en La Plata eran masivos, adonde iba mucha gente, entre ellos un joven llamado Carlos Alberto Solari -que tiempo después tendría mucho que ver en nuestra historia rockera- y la joven “Negra” Poli, que iba a acompañar a su chico, llamado Skay Beilinson, que también fue parte de La Cofradía.El grupo se hizo conocido: tocó en las dos ediciones de BA Rock. Pero la masividad les trajo persecuciones de la Triple A y amenazas en sus presentaciones, por lo que decidieron dejar La Plata e instalarse en el sur argentino, en la zona de El Bolsón donde se sumó Miguel Cantilo, entre otros.

Cruzar el charco

El cambio de escenario no varió mucho la historia y la suerte golpeó la puerta: uno de los cófrades ganó la lotería y casi todos –familias incluidas- partieron a Europa. Inglaterra, Holanda y España fueron los lugares donde vivieron y tocaron.

Esa etapa en Ibiza sirvió para que varios amigos se unieran –como Black Amaya, Miguel Abuelo y Miguel Cantilo- y también se sacaran las ganas de hacer rock nada menos que en “Amnesia”, el célebre boliche del hace poco fallecido filósofo Rafael Escohotado.

Por esa época nació “Punch”, una banda formada por Miguel Cantilo, Isa Portugheis, Fernando Huici, Quique Gornatti y Morcy. En 1982 deciden volver al país bajo el nombre de “Miguel Cantilo y Punch”, siendo la muestra cabal del movimiento new wave, que tanto atraía en Europa. Pero acá no fueron entendidos hasta bien entrados los 80.

Después de varias giras y discos grabados, Morcy decide unirse a la nueva banda de Piero: Prema, con Mono Isarrualde, Luisito Gurevich, Babú Cerviño, Manso Mancini y Negro Tordó. Giró por toda América y grabó un disco junto a esa formación –incluso volvió a estar presente en otro BA Rock- hasta que hubo un momento en que decidió bajarse de la máquina.

Al pie de la cordillera

Así, para 1984 Morcy Requena se instaló en Mendoza y desde entonces ha seguido vinculado al arte, ya sea como marchand de galerías artísticas, como luthier o como músico. Fue parte de la “Mendoza Hot Jazz” y de “Old Quartet”. Y también le volvió a dar vida a La Cofradía de la Flor Solar, esta vez junto a Gustavo Meli, Kubero Díaz y Sebastián Rivas. Con esta formación grabó “Cofrádica” (1998), “Histórico” (2005) y “Kundabuffer” (2007).

También fundó y llevó adelante por más de 10 años el sello discográfico “La Cofra Records”, donde editó a nivel nacional música popular de Cuyo.

Entre su casa ubicada en Tunuyán (pleno Valle de Uco) y la de la Ciudad de Mendoza, Morcy va pasando sus días y sigue con sus planes musicales. En plena pandemia editó “Carta para un amigo”, disco que fue grabado con guitarrón, requinto y guitarra, todos instrumentos que construyó y tocó.

Por estos días, este “viejo hippie” acaba de lanzar un nuevo single que se llama “Terráqueo nativo de acá”, con dos canciones: una es “Imperialismo espacial” y así la presenta: “Hace 50 años, con Rocambole compusimos este tema que es una especie de plegaria rockera, que ha tenido bastante eficacia en la repatriación de los malditos azules a su planeta natal (Urano). Hay muchos ejemplos de los cuales no es necesario abundar. Está plegaria en la medida que siga replicándose será cada vez más efectiva y cumplirá su propósito”.

Esta canción –con letra de Rocambole y música de Requena- fue uno de los primeros grandes éxitos que interpretaron Patricio Rey y sus redonditos de ricota, siempre tocada en vivo y nunca grabada por ellos.

El otro tema se llama “Tupungatito”, grabado junto al mendocino Claudio Brachetta.

“Muchos me preguntan ¿qué es el éxito? y yo les contesto: es hacer lo que más te gusta la mayor parte de tu vida en este planeta” reflexiona Morcy y sigue disfrutando del aire puro de Tunuyán, los buenos vinos y el rock.

Morcy está en pareja con Santina, tiene 5 hijos y 8 nietos además de cuatro hijos de corazón y tres nietos de corazón.