NOTAS SIMILARES

Música

Tan Biónica en Mendoza nos trajo a Chano, el renacido

Música

Orozco-Barrientos se despide de Mendoza

Música

Tan biónica se presenta en Mendoza

NOTAS RECIENTES

Cine y TV

“La noche adentro” la película que poco habla de la dictadura

La producción mendocina nos trae una historia basada en la época más dura de nuestro país, la dictadura, pero a medida que transcurre el filme nos damos cuenta que podría

Música

Tan Biónica en Mendoza nos trajo a Chano, el renacido

A un año exacto de aquella presentación de Chano en el Lollapalozza anunciando el regreso de Tan Biónica, el grupo se presentó en Mendoza cerrando el tour “La última noche

Os Paralamas do Sucesso pasó por Chile: ¡Caballeros, mis respetos!

La banda brasileña está de gira celebrando sus cuatro décadas con la música y se presentó en Chile. Allí estuvo Cultura Club.
Una de las bandas que nació en los 80 y de las más importantes de Brasil –Os Paralamas do Sucesso-, visitó el país vecino celebrando 40 años de vida. Una buena propuesta que valió cruzar la cordillera.
El solo hecho de cumplir 40 años con la música –y de historia- para una banda que decidió hacer una gira para recordarlo con los clásicos, no solo condiciona sino que nos hace ir por más.
Entonces, 2.000 personas fueron al encuentro a un lugar anclado en un paisaje tan solitario como silencioso: el Arena Monticello, a 60 km al sur de Santiago de Chile.
Imaginando que la tarde moría afuera, adentro renacían emociones, sensaciones y recuerdos de una adolescencia que daba indicios de respirar con la primavera. De pronto, lo de siempre: una voz que anuncia lo que está por venir, una pantalla gigante que distrae y la curiosidad de ver a Os Paralamas y qué hizo el tiempo con ellos.
Herbert Vianna (en guitarra y voz), Bi Ribeiro (en bajo) y João Barone (en la batería) comenzaron con el concierto. Sonaron los primeros minutos, los siguientes y los siguientes hasta completar las casi dos horas que nos dieron.
Tres músicos impresionantes que -con pocas palabras y algunas correctas en español- eligieron la música para celebrar la comunión perfecta que cerraba este acuerdo.
“Paralamas classicos” le dio el nombre a cada momento. Fueron 31 canciones elegidas para recorrer la historia de uno de los grupos más grandes del rock de Brasil.
Y a estas alturas habrá que citar lo obvio y decir que uno de los mejores bateristas, de los mejores bajistas y una voz inconfundible y presente junto a tres integrantes más -casi anónimos pero históricos- mostraron que el talento convive cuando quiere con el tiempo.
Coche viejo, Una brasilera, Óculos, Lanterna dos Afogados, Dos Margaritas, Trac Trac y tantos otros temas nos hicieron felices y cantar como aquella vez.
Se despidieron para hacer un bis, y volver con una seguidilla de clásicos que estábamos esperando. Nos mostraron lo mejor que una banda nos puede dejar: una canción que perdure en el tiempo; entrega total como si estuvieran empezando; que no queden melodías sin tocar; que la amistad también se construye desde un escenario; que la vida debe continuar; que las tristezas son compartidas y que la música sigue salvando vidas.