NOTAS SIMILARES

Música

Orozco-Barrientos se despide de Mendoza

Música

Tan biónica se presenta en Mendoza

Música

Se entregan los Premios Grammy

NOTAS RECIENTES

Cine y TV

“La noche adentro” la película que poco habla de la dictadura

La producción mendocina nos trae una historia basada en la época más dura de nuestro país, la dictadura, pero a medida que transcurre el filme nos damos cuenta que podría

Historias

Lo que mata es la humedad

Tantas veces lo vimos como algo tan lejano y seguros que nunca nos iba a ocurrir; y aquí estamos, experimentando todos los cambios de humor que una sensación térmica nos

Tan Biónica en Mendoza nos trajo a Chano, el renacido

A un año exacto de aquella presentación de Chano en el Lollapalozza anunciando el regreso de Tan Biónica, el grupo se presentó en Mendoza cerrando el tour “La última noche mágica”, que los llevó a llenar 5 estadios para, ahora, emprender su viaja a Europa.

Tan Biónica trajo a Mendoza -más precisamente al departamento de San Martín- “La última noche mágica”; esta gira que parece tener más motivos que solo reunir a un grupo de amigos.

El Parque Agnesi se vio, en el atardecer del sábado 16 de marzo, algo confuso. Las luces de la interminable y lenta filas de autos hicieron de guía como una linterna en medio de un bosque, para llegar a un lugar que está acostumbrado a soportar verdaderas multitudes. Lo cierto es que toda esa gente, luego, hará el número de 12 mil personas que se reunieron a ver a una de las bandas más destacadas del pop y que acusan de tener un final siempre abierto. Los organizadores estarán conformes aunque la pretensión de elegir semejante predio, seguramente, se originó en ver como se agotaban los estadios de Buenos Aires; pero al acercarse al interior, la espuma baja y la marea de esperar 20.000 personas les devolvió un poco más de la mitad.

Ya adentro, bastó un escenario que con solo mirarlo sabíamos que en unos minutos sería Chano (tal vez algo inquieto) quien lo recorrería de punta a punta junto a una pasarela que el músico caminó durante las dos horas del show. Las pantallas y las luces hicieron que cada tema tomara color y movimiento para hacerlos brillar y convertirlos en los cuatro fantásticos en medio del escenario.

La previa -con un DJ que al final nos daría ganas de despedirlo- nos recibió con buena música y los foodtrucks, que la organización anunciaba, nos abrazaron a los costados del escenario. Esta es una grata tendencia en las producciones, de aportar más servicios (comida y música) para hacer una buena previa al show que vamos a ver, tal vez, con la idea que el valor de la entrada lo contiene.

Cerca de las 22 y con un video con las mejores fotos del grupo comenzó “la ultima noche mágica” de Chano, de Tan Biónica en Mendoza.

Y luego un repertorio de los mejores temas para disfrutar de una presentación como si fuera la última vez. No lo dicen en ningún momento (se sobreentiende) pero también muestran que el destino es incierto. Saludos y agradecimientos de cortesía; en las palabras de Bambi al promediar la mitad del show mencionará que Mendoza siempre los recibió muy bien y que siempre “bancaron sus canciones”.

“Hola mi vida”, “Beautiful”, “Loca”, “Tus horas mágicas”, “Lunita de Tucumán” entre otras fueron formando la línea de tiempo de Chano, de Tan Biónica y de los miles de seguidores que nunca pero nunca dejaron de cantar. Los pensamientos, los fantasmas y los demonios sobrevolaron, pero no estaba solo: estábamos ahí acompañándolo y entonces nos agradeció con temas escritos a corazón abierto que traen mensajes que nos gusta escuchar.

La música de Tan Biónica hace bien, reconforta; y ellos agradecen que se lo hagamos saber.

“Pastillitas del olvido”, “Las cosas que pasan” y “Obsesionario en La Mayor” son las melodías de los momentos cumbres de la noche para luego respirar y con un acústico dejar de saltar.

Y el final nos sorprende con el tercer cambio de ropa. La banda que parece más unida que nunca, se abraza y emociona como parte del show. Ahora si Chano nos dice que viene el final y viene lo mejor.

“Ciudad mágica”, “Mis noches de enero” y para cerrar con “La Melodía de Dios” y hacer que esta noche en San Martín fuera más mágica que última.

Un público que agradeció la visita, que canto, saltó y por supuesto, se llevó los recuerdos en el celular.

No se que pasará con ellos, tal vez la gira despedida dure más de lo pensado y las vueltas de la vida nos reencuentre otra vez. Lo que sí es seguro es que a Chano le hace bien subir a un escenario, se le nota, vive, disfruta, le duele pero sobre todo renace.