NOTAS SIMILARES

Cultura

Con una fiesta sencilla, Godoy Cruz abrió el calendario vendimial

Cultura

Se entregaron los premios a los mejores del enoturismo de Mendoza

Cultura

Mendoza y Tandil juntos en una propuesta gastronómica única

NOTAS RECIENTES

Cine y TV

“La noche adentro” la película que poco habla de la dictadura

La producción mendocina nos trae una historia basada en la época más dura de nuestro país, la dictadura, pero a medida que transcurre el filme nos damos cuenta que podría

Música

Tan Biónica en Mendoza nos trajo a Chano, el renacido

A un año exacto de aquella presentación de Chano en el Lollapalozza anunciando el regreso de Tan Biónica, el grupo se presentó en Mendoza cerrando el tour “La última noche

Vendimia 2024: Coronados de simpleza y buena música

Mendoza ya cuenta con una nueva Fiesta de la Vendimia, a través de una historia sencilla que entretuvo y que dejó, una vez más, el lugar principal a la música.

En su debut como director de la Fiesta, Pablo Perri acaba de cumplir su sueño, el que siempre alimentó la pasión por la Vendimia. Nacido en San Martín, el mendocino, junto a Silvia Moyano, se propusieron contar la historia tan sencilla como directa. Esta vez no hubo un guion forzado con palabras que por momentos son tan ajenas a nuestra lengua que se nos olvidan como propias. La voz en off no tembló entre los cerros, tampoco fue el fuego, ni el magma, ni las metáforas poéticamente complejas las que resonaron en la noche. Al contrario, Perri tomó la forma más simple de contar una vendimia y se mostró con la soltura de un humilde conocedor de la fiesta. El espectáculo lo nombró ‘Coronados de historia y futuro’ y junto a más de mil artistas sobre el escenario del Teatro Frank Romero Day, le dieron vida a la narración.

Y así, el protagonista, Pedro, un orfebre, a quien el pueblo le pide la creación de la joya que los identifique, tuvo la misión de convivir y enfrentar las dificultades y temores para lograr encontrar la pieza que refleje el espíritu de su gente. Nada fácil, pobre Pedro, le tocó luchar con la incertidumbre, el insomnio, pero claro, será el final siempre anunciado, donde la inspiración acuda a salvarlo. Representados en formas de enormes figuras, cada una de un color distinto, que se movieron en un escenario que no tuvo mucho más.

Desandar por nuestra cultura y costumbres hizo que la historia subsistiera durante la hora y media, siendo la música la que se convirtiera en la protagonista exquisita deambulando entre bailarines y actores.

Con una orquesta de 54 músicos y bajo la dirección musical del Paíto Figueroa, quien cada año nos muestra, generosamente, su talento y la directora de la Orquesta Alicia Pouzo, hicieron que naturalmente, con versiones delicadas de temas clásicos, nos dejáramos llevar por el sonido de una verdadera celebración. La música no buscó -esta vez- salvar momentos o complementarse con otros, la música fue la protagonista que nos satisfizo sin que necesitáramos buscar más palabras en un guion que tenía solo las justas.

El pasado, el presente, el temor, la lucha, los sueños, la esperanza y nuestra identidad cultural se reflejaron a través de los cuadros que lograron formar una adecuada puesta en escena.

Descubrimos a reconocidos actores y directores de Vendimias centrales y como homenaje convertido en un ‘cameo’ vimos bailar y actuar a Vilma Rúpolo, Sergio Martínez, Guillermo Troncoso y Héctor Moreno, junto a Claudia Guzmán, como la pareja central en el tango.

En una línea argumental sin pretensiones, “Coronados de historia y futuro” alcanzó para que las coreografías se destacaran y el vestuario acompañara apropiadamente. No pasó lo mismo con la escenografía ni las pantallas que, extrañamente, no lograron sorprender.

 Pablo Perri y su equipo cumplieron el sueño de hacer una Vendimia central, y lo hicieron con una fiesta sencilla, sin ostentación ni enredos, solamente con la certeza de que sea en lo simple donde está la verdadera celebración de un pueblo.